Turismo en Rusia

Turismo en Rusia

Viajes a Rusia

Rusia cuenta con diversos lugares turísticos dignos de conocer durante una visita. Es un país inmenso y con una gran riqueza histórica y cultural que es de gran interés para sus visitantes. Moscú puede resultar una parada atractiva. Además de ser la capital rusa, cuenta con algunos de los edificios más representativos del país. Tal es el caso del Kremlin, conjunto de edificaciones que incluye cuatro palacios y cuatro catedrales, y es además un símbolo de lo que fue la Unión Soviética. A su lado este se encuentra, además, la famosa Plaza Roja, que en el pasado se constituía como escenario de los eventos históricos más importantes del país. Al norte de Moscú se encuentra San Petesburgo, otra de las ciudades rusas más destacadas. Allí esperan a ser visitados el Museo Hermitage, que ocupa la residencia de los exzares rusos y la Fortaleza de Pedro y Pablo, en la cual se encuentran la Catedral de San Pedro y San Pablo, con las tumbas de los zares rusos.

Todo sobre turismo en Rusia

Si bien no es una ciudad de tránsito, Pskov merece también una atención especial por parte de los turistas. Es un destino tranquilo, con un bello panorama de edificios históricos que datan del siglo XV y XVI, y que están repletos de mitos y leyendas. La montaña de Gremiácha completa su bello paisaje. Nizhni Nóvgorod, por su parte, puede convertirte en una alternativa cautivante para los turistas, especialmente teniendo en cuenta que es fácil acceder a ella tanto desde Moscú, como también desde San Petesburgo. Se destaca especialmente por su riqueza histórica, en tanto se cree fue fundada por el Gran Príncipe Yuri en el año 1221. El Kremlin, Minin y la Plaza de Pozharsky y la Plaza de Lenin son solo algunos de los sitios que resaltan en este bello sitio. Por último, las Islas Solovetskie deben estar incluídas en el itinerario de quien viaje a Rusia. Es uno de los destinos más exóticos, e incluye tres archipiélagos, cada uno con su propia identidad: el archipiélago-cementerio, que alberga misteriosos laberintos y monumentos que se supone hacen honor a caudillos y chamanes, el archipiélago de la eternidad, que alberga el enigmático monasterio de Solvkí, y el archipiélago de los muertos vivos, que supo ser sede de exclusión de opositores políticos y personas consideradas herejes.